VIDEO | 7 de Enero de 1919: Empezaba en Buenos Aires una represión y cacería de trabajadores que derivó en la única cacería de judíos en América, se iniciaba la llamada «Semana Trágica»

El 7 de Enero de 1919 en Buenos Aires empezaba una represión y cacería de trabajadores que derivó en la única cacería de judíos en América, ese día se iniciaba la llamada «Semana Trágica» que se cobró la vida de mas de 700 personas.

Los talleres Vasena eran el establecimiento metalúrgico mas importante del país y empleaba a calificados inmigrantes europeos que traían consigo una tradición sindical anarquista, por ello estaban afiliados a la «SMRU» (Sociedad de Resistencia Metalúrgicos Unidos). En esa época la «FORA» (Federación Obrera Regional Argentina) estaba dividida en 2 congresos regionales el «IX» de los sindicatos mas fuertes como los ferroviarios y afines al gobierno de Hipólito Yrigoyen y el «V» de corte anarquista al que pertenecía el «SMRU».

Alfredo Vasena se negaba sistemáticamente a reunirse con delegados del «Congreso V» por lo que ningún pedido ni reclamo era atendido, esto derivó en una prolongada huelga que la empresa quiso doblegar contratando a rompehuelgas de la Asociación Nacional del Trabajo grupo parapolicial creado por Joaquín de Anchorena, presidente de la Sociedad Rural Argentina. Los trabajadores intentaron terminar con el conflicto si por lo menos se aceptaba la reducción de la jornada laboral de 11 horas a 8 horas, como la respuesta fue una golpiza generalizada dentro del establecimiento, en una asamblea se decidió la toma de las plantas de San Cristobal y Nueva Pompeya.

El entonces presidente Hipolito Yrigoyen aceptó negociar y conceder los reclamos, pero la derecha radical y los sectores nacionalistas, escudados en la intransigencia de los obreros anarquistas apoyaron a la empresa que no aceptó el pedido del presidente. El asesinato de 2 obreros hizo que los huelguistas se reunieran en la sede del sindicato en la esquina de Amancio Alcorta y Pepirí, muchos trabajadores se albergaban en las casillas de madera facilitadas por los vecinos.

El 7 de Enero desde el techo de una escuela la policía abrió fuego contra la sede sindical y contra el barrio lindero, dos horas después se les sumaron los rompehuelgas dando inicio a la «Semana Trágica». El 9 de Enero durante el cortejo fúnebre de los 16 asesinados pasó por la sede de la empresa se produjo otro enfrentamiento, pese a que esta vez algunos obreros también estaban armados sufrieron decenas de muertos.

Durante los siguientes 5 días la Capital Federal fue escenario de persecuciones y fusilamientos masivos, los obreros transformaron la lucha en revolucionaria y solicitaron a Yrigoyen que liberara a Simón Radowitsky, preso por asesinar a Ramón Falcón. Yrigoyen designó comandante militar de Buenos Aires al general Luis Dellepiane con el objeto de tomar el control de la situación, lo logró en solo una noche pero a costa de cientos de muertos, pero lejos de terminar la masacre, se intensifico.

La ciudad se regó de Fascistas, nacionalistas y paramilitares que hicieron una cacería casa por casa asesinando obreros y huelguistas, a ellos se le unió la «Liga Patriótica» que tomó como objetivos a inmigrantes judíos, estos antes de ser fusilados solían suplicar diciendo «yo, argentino», expresión que aún se utiliza para «salvarse» de alguna acusación. El 14 de Enero luego de varias reuniones donde se accedieron a algunas demandas a cambio de un alto el fuego se logró una precaria pero necesaria paz. Sin que se volviera a nombrar el tema, Hipólito Yrigoyen indultó a Simón Radowitsky en 1930.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *