Vicentin: la negociación le trae algo de alivio político a Schiaretti

La reunión no eliminó el proyecto de expropiación, pero la negociación que el presidente Alberto Fernández abrió con los titulares Vicentin generó alivio político en el Gobierno de Córdoba.

El gobernador Juan Schiaretti espera una salida negociada, porque quiere evitar quedar como árbitro de una eventual votación en Diputados por la estatización de la cerealera santafesina.

La audiencia que el Presidente de la Nación le brindó anoche en la quinta presidencial de Olivos al CEO de Vicentin, Sergio Nardelli, abrió una etapa de diálogo sobre el futuro de la ya intervenida exportadora que surgió en el norte de Santa Fe.

Todo indica que el Gobierno nacional seguirá adelante con su proyecto de expropiación, pero si hay una negociación será otro el escenario político, se entusiasman en el gobierno cordobés.

Así como en la Casa Rosada tomaron nota de las movilizaciones en Santa Fe y cacerolazos en algunos sectores de Capital Federal, en el Centro Cívico siguieron con mucha atención esos reclamos sociales.

“Si aparecen alternativas superadoras, el Gobierno las va a escuchar, porque el objetivo es rescatar a la empresa”, comentó anoche el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, uno de los peronistas con mejor diálogo con Schiaretti.

Desde el lunes pasado, cuando el presidente Alberto Fernández anunció la sorpresiva intervención y proyecto de expropiación de Vicentin, la preocupación se apoderó del gobernador Schiaretti.

El mandatario provincial había quedado en una incómoda encrucijada: no podía votar en contra de la voluntad del Gobierno nacional, por la dependencia financiera de la Provincia, pero respaldar la expropiación significa enfrentarse con el sector agropecuario y el grueso de la clase media cordobesa, vital en el caudal electoral del PJ provincial.

  • El Gobierno puso en marcha la intervención de Vicentin

Funcionarios provinciales y legisladores nacionales peronistas siguieron anoche por televisión las alternativas de la reunión del presidente Alberto Fernández.

Cuando se abrió el portón verde de la quinta presidencial de Olivos y apareció el gobernador Perotti, quien confirmó la negociación en marcha, varios respiraron aliviados en el Centro Cívico.

“Es probable que todo termine en la expropiación, pero si hay alguna guiño de los accionistas de la empresa, el escenario político será distinto al de esta semana”, se sinceró un funcionario schiarettista.

Desde el Gobierno nacional bajarán un mensaje, que los schiarettistas ya comenzaron a repetir desde anoche, por ahora, en voz baja.

“La intervención y posible expropiación es para garantizar la continuidad de una empresa que estaba concursaba, para garantizar los puestos de trabajo y el pago de las deudas con los productores agropecuarios”, es el discurso para tratar de tranquilizar el clima social en la clase media de todo el país, no sólo la santafesina.

Por ahora, como lo ordenó Schiaretti el lunes pasado, ningún funcionario ni legislador peronista va a opinar sobre el caso Vicentin.

El gobernador y su entorno más cercano esperan no quedar en el medio de una polémica en la cual los schiarettistas tienen todo para perder.

WhatsApp_Image_2020-06-11_at_18.48.44_1591920335.jpeg
WhatsApp_Image_2020-06-08_at_16.44.45_1591920189.jpeg
El canal abierto del Presidente al diálogo con los dueños de Vicentin le trajo alivio a Schiaretti.
WhatsApp_Image_2020-06-08_at_16.44.45_1591920189.jpeg
WhatsApp_Image_2020-06-11_at_18.48.44_1591920335.jpeg

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *