Una familia tipo necesitó más de $60.000 para no ser pobre

La canasta básica total subió 5 por ciento en marzo, mientras que la canasta alimentaria se incrementó un 4,5 por ciento. Las subas, informadas por el Indec, significan un alza de 48 y 45 por ciento, respectivamente.
En paralelo, la actividad económica cayó 2,6 por ciento en febrero último en forma interanual, mientras que frente a enero la merma fue del 1 por ciento.

Con el alza de la canasta básica total –que incluye los alimentos y los servicios básicos–, una familia de cuatro integrantes necesitó ingresos de 60.874 pesos para no caer en la pobreza, mientras que se necesitaron 25.685 pesos para cubrir la canasta alimentaria y no caer en la indigencia.

En cuanto al Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), el primer bimestre del año experimentó una disminución del 2,4 por ciento. «Con relación a igual período de 2020, se registraron aumentos en seis de los quince sectores que conforman el EMAE», destacó el Indec.

El informe sostiene que los tres sectores de mayor crecimiento en febrero fueron Construcción (11,7%), Intermediación financiera (3,5%) y Comercio mayorista, minorista y reparaciones (3,4%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *