Rodríguez Larreta confirmó el regreso de las clases presenciales para el 17 de febrero

El jefe de Gobierno de la Ciudad brinda una conferencia de prensa para dar detalles del regreso a las aulas. «Es un orgullo el acompañamiento de las familias», dijo.

Los chicos volverán a las aulas en la Ciudad de Buenos Aires el 17 de febrero. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta presentó en conferencia de prensa un plan que tiene por objetivo que todos los estudiantes vuelvan al menos cuatro horas por día a las aulas.

Según detalló, el regreso será escalonado y habrá testeos a los docentes y cortes de calles para evitar aglomeraciones en los horarios de entrada y salida de los estudiantes.

«Hoy la situación sanitaria de la Ciudad nos permite proyectar el inicio de clases para el 17 de febrero, nuestro objetivo que todos los chicos vayan a la escuela, con la mayor presencialidad posible», remarcó Rodríguez Larreta al presentar el plan «La escuela primero».

“El 2021 no puede ser igual al 2020 en términos educativos”, dijo Larreta acompañado por su ministra de Educación, Soledad Acuña; el ministro de Salud, Fernán Quirós; el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli y el secretario de Transporte, Juan José Mendez.

E insistió: “Cada día perdido no se recupera, cada día que los chicos no están en el aula se pierden la posibilidad de aprender. Es contundente la evidencia de la necesidad que los chicos vayan a las aulas con sus docentes y compañeros”.

Según precisó Larreta, el calendario escolar previsto agrega dos semanas adicionales de clases con el objetivo de darle más tiempo a los estudiantes para que aprendan los contenidos que no pudieron alcanzar el año anterior y les permitirán a los docentes conocer el punto de partida de cada estudiante.

Para la Ciudad, «el regreso a las aulas es posible cumpliendo los protocolos y respetando las condiciones de seguridad e higiene».

Larreta destacó que «el año pasado la cantidad de chicos que no alcanzó los contenidos mínimos fue el doble que en años anteriores”.

En ese sentido destacó que «la presencia en el aula es un mecanismo de inclusión social» y recordó que según un estudio de UNICEF «las escuelas cerradas generan mayor deserción».

Y agregó: «La suspensión de las clases presenciales afecta también el bienestar emocional de los chicos, 70% de los chicos dieron señales de depresión o soledad el año pasado por no poder estar interactuando con sus compañeros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *