Mayo fue el mes con más muertes en Córdoba este año

Mayo fue el mes con más muertes en lo que va del año en Córdoba: se registraron 3.073, con un promedio de 99 decesos diarios, según datos del Registro Civil provincial.

En relación con abril, el primer mes completo en cuarentena, el aumento fue de un 6,5 por ciento. Ese mes se registraron 2.883 decesos, con una baja en relación con marzo, cuando había habido tres mil actas de fallecimiento. 

En 2019 hubo 29.708 decesos, a razón de 81,3 por día. Y en 2018 habían sido 29.404: 80,5 diarios. En lo que va de 2020, el promedio diario de muertes es de 92,6 muertes registradas. Y, hasta este momento, en la comparación con antes y con después de la cuarentena, se registra un crecimiento de 11,6 por ciento, que no se explica por las 36 muertes por coronavirus registradas durante este período.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio rige en Córdoba desde el 20 de marzo. Entre el 1° de enero y el 20 de marzo, murieron 7.046 personas en 80 días. Y desde el comienzo de la cuarentena hasta el 10 de junio, en 81 días, 7.869 más. En el promedio diario de fallecimientos no se ven grandes saltos, de acuerdo con los registros oficiales. En mayo fueron 99 los decesos diarios en promedio, contra 96 en abril, 97 en marzo, 100 en febrero y 69 en enero. En los primeros 10 días de junio, hubo 91 muertes diarias, en promedio (913 casos), pero el dato es aún muy provisorio.

Ocurre que hay una cierta demora en la notificación a los registros de los decesos. Esto hace que a lo largo de los meses se vayan corrigiendo los datos estadísticos. En un informe publicado hace casi un mes, por caso, los datos de marzo difieren en mucho de los que hoy se cuentan. Entonces se habían informado 2.735 decesos; hoy son tres mil. Lo mismo pasó con abril, cuando había registrados 2.499 y fueron 2.883. Mayo, que es el mes récord hasta ahora en el año, podría tener también una corrección hacia arriba en un próximo corte.


  • Aumentó la mortalidad en Córdoba durante la cuarentena

Casi no hay distinción de género en la mortalidad. Es apenas superior el número de fallecimientos de hombres con tres decesos más a lo largo del año.

Mayo fue el mes con más personas fallecidas mayores de 65 años: 2.263 (73, en promedio, por día). En los primeros 10 días de junio murieron 690 y en abril, el otro mes con cuarentena completa, 2.070 (a razón de 69 por día).

En lo que va del año murieron 17 personas jóvenes, menores de 25 años.

Datos incompletos

Los datos del Registro Civil provincial permiten un monitoreo de la mortalidad casi en tiempo real y son posibles a partir de la digitalización que encaró el Ministerio de Finanzas provincial.

Pero el proceso recién comienza a ver los resultados este año y por esto la comparación con los mismos períodos de 2019 no tiene la misma precisión ni confiabilidad. «Hay datos duplicados, parte de las anotaciones digitales y parte por la metodología tradicional, y con bases de datos no compatibles entre el Registro Civil capitalino y el resto de la provincia», aclaró el secretario de Registros Públicos provinciales, Andrés Guzmán.

Por este motivo, aún no es posible calcular si hay exceso de mortalidad de año a año, un indicador que es utilizado en los países que tienen una mayor incidencia de casos de coronavirus para tener una dimensión más completa del impacto sanitario de la pandemia. En principio, hay un dato muy general de incremento en la cantidad promedio de decesos de año a año, pero aún es muy pronto para determinar si hay exceso de muertes en 2020.

En una nota anterior, Martín Najo, director general de hospitales de Capital del Ministerio de Salud de la Provincia, explicó que “la mortalidad no se puede comparar mensualmente, se necesita un corte anual, porque si no la muestra es sesgada”. Y explicó que el aumento de la mortalidad es una tendencia que se verifica año a año y que esto se explica por el envejecimiento poblacional, un aspecto demográfico

La Provincia leía, con los datos publicados hace un mes, que se había producido un descenso de la mortalidad en cuarentena. “El descenso de la muerte en este período podría estar vinculado a que no existe aún patología respiratoria, que en el año anterior ya se presentaba, con más frío y más circulación viral. Al no haber colegios, por el aislamiento disminuyó la circulación de personas y, al no adquirir la patología habitual para la época, los pacientes con comorbilidades no se enfermaron y no se generen esas muertes”, explicaba Najo.

Una hipótesis plausible, en esa misma línea de razonamiento, sería que las flexibilizaciones aceleraron la curva de mortalidad, ya sin el freno impuesto por el confinamiento.

Más allá de las interpretaciones oficiales, conocer las causas de las muertes registradas en este período sería clave para entender el impacto sanitario del aislamiento preventivo. Pero, por el déficit en la certificación y porque no hay un registro que se lleve al día en los hospitales, no existe este dato.

El grueso de las muertes se produce en la franja de mayores de 65 años. (Freepik)
Las dolencias cardíacas causan, año a año, cerca de un 20 por ciento de los decesos. (Freepik)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *