Los antecedentes violentos de Carlos, el indigente que atacó a una policía en Palermo

Tras ser declarado inimputable, el joven pasó menos de un mes internado en el Hospital Borda y volvió a la calle. Este año atacó a cuatro víctimas.

Este jueves por la mañana, cerca de las 6.30, la oficial Victoria Ponce de la Comisaría Vecinal 14C de la Policía de la Ciudad, salió en una bicicleta oficial a realizar una recorrida preventiva por el barrio porteño de Palermo. Al llegar a la esquina de Salguero y Castex, un hombre que caminaba por la vereda la sorprendió por la espalda, le pegó con un hierro en la cabeza y, aprovechando su caída al piso, le robó el arma reglamentaria.

El agresor intentó escapar y, en la huida realizó al menos cuatro disparos que, sorprendentemente, no hirieron ni a la efectivo ni a ninguna de las muchas personas que a esa hora empiezan a circulan por Palermo Chico, muy cerca de una estación de servicio, un colegio y dos embajadas. En ese momento, un patrullero que pasaba por la zona lo interceptó en la esquina de la avenida Libertador y Salguero y un grupo de efectivos logró reducirlo y detenerlo.

La de esta mañana, sin embargo, no fue una experiencia nueva para el agresor.

La Policía de la Ciudad descubrió que se trata de Carlos E. M., un indigente y paciente psiquiátrico de 22 años con un último domicilio registrado en la villa Zavaleta y un extenso prontuario: en los últimos dos años fue detenido en total 9 veces por ataques a mujeres e intentos de robo.

Su primer ingreso a una comisaría porteña fue en noviembre de 2018, apenas cumplida su mayoría de edad, cuando quedó aprehendido por un intento de robo con arma blanca y resistencia a la autoridad. Menos de dos meses después, a mediados de enero de 2019, sumó una causa por el delito de amenazas y en diciembre de ese mismo año otra por tenencia de estupefacientes.

En el 2020, durante el aislamiento y las medidas de prevención por la pandemia de COVID-19, Carlos no registró ninguna detención, hasta el mes de noviembre pasado, cuando volvió a ser detenido en Villa Urquiza por tentativa de robo.

Según confirmaron fuentes judiciales a Infobae, Carlos fue sobreseído en las causas por robo del 2018 y 2021 por los Juzgados N° 17 y N°18, respectivamente. Luego, se archivaron las causas.

En lo que va del 2022, Carlos engrosó aún más su lista de antecedentes con una serie de hechos en los que se identifica un patrón: ataques violentos a mujeres en plena calle.

En los primeros días de febrero pasado, Carlos atacó a dos mujeres en menos de cinco minutos en el barrio de Belgrano R. Se abrió una nueva causa a cargo del fiscal Matías Hugo de Sanctis.

A pedido de su defensa, la titular del Juzgado PCyF N° 9 dispuso que el agresor fuera examinado por médicos forenses, quienes concluyeron que Carlos “no comprendía la criminalidad de los hechos ni podía estar en juicio”, según indicaron fuentes judiciales.

Carlos fue declarado inimputable y sobreseído en las causas por lesiones. El 14 de febrero pasado, por decisión de la Justicia porteña, fue trasladado al Hospital Borda. Sin embargo, menos de un mes después registró otra caída en una comisaría porteña.

¿Qué ocurrió? Fuentes del MPF porteño afirmaron que, en el caso de febrero último, el fiscal Matías De Sanctis le pidió a la jueza María Laura Martínez Vega la audiencia de prisión preventiva por considerar a Carlos E. “peligroso para sí y para terceros”. Por lo menos, le requirió la internación en una institución psiquiátrica por mínimo 6 meses. Los médicos forenses decían que era Inimputable. Sin embargo, para los médicos del Cuerpo de Investigaciones Judiciales porteño era consciente de sus actos. Así, la jueza denegó la prisión preventiva y decretó la internación, según las mismas fuentes. Poco después, Carlos salió y volvió a atacar.

El ministro Marcelo D’Alessandro se expresó sobre la situación: “Este delincuente ya había sido detenido por la Policía de la Ciudad en múltiples oportunidades por violencia hacia mujeres. Esperamos que esta vez la Justicia actúe de manera firme y no se repita la puerta giratoria; si su problema es de salud mental no se tendría que estar dirimiendo tras una nueva intervención policial. Tiene que estar internado o preso; y la ley nos tiene que acompañar”. Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.