La recaudación en cuarentena es un dolor de cabeza para Schiaretti

Potenciada por el aislamiento, la recaudación total de la Provincia de Córdoba volvió a caer en mayo en relación con el mismo mes del año pasado.

Se trata de un retroceso del 21 por ciento en términos reales, es decir, descontando la inflación.

Según cifras oficiales del Ministerio de Finanzas de la Provincia, la recaudación total del mes pasado fue de 22.702 millones de pesos, lo que significa un crecimiento nominal del 13 por ciento respecto del mismo mes de 2019.

Sin embargo, si se descuenta la inflación estimada, la recaudación experimentó una caída interanual del orden del 21 por ciento a precios constantes respecto del 2019 y un 25% en relación con el mismo mes de 2018.

Los recursos provinciales tuvieron un mejor desempeño que los nacionales.

Por ejemplo, Ingresos Brutos presentó una caída real del 17 por ciento y el Impuesto a los Sellos, del 46 por ciento.

Los impuestos patrimoniales ayudaron a que la caída en la recaudación no sea tan pronunciada. El Inmobiliario registró un importante incremento interanual nominal del 61 por ciento (12 por ciento real), explicado básicamente por el impacto del vencimiento de la cuota única del Inmobiliario Rural, que creció 101% nominal.

El Automotor, por su parte, cayó a un ritmo del 0,8 por ciento nominal y del 31 por ciento real. 

Los recursos nacionales perdieron en mayo un 24 por ciento en términos reales respecto del 2019.

«Este resultado negativo se explica básicamente porque en mayo el IVA cayó un 28 por ciento real y Ganancias, un 24 por ciento», explicó la Provincia.

Coparticipación

Hablando sólo de coparticipación, el mes pasado los envíos nacionales a Córdoba en concepto de redistribución impositiva (fundamentalmente IVA y Ganancias) volvieron a caer en términos reales. Tanto que la merma marcó otra vez un récord negativo.

Según la información dada a conocer el viernes 29 de mayo por la Dirección Nacional de Asuntos Provinciales, en mayo Córdoba recibió transferencias automáticas por un total de 13.833 millones de pesos.

Esto representa, en términos nominales, apenas un 5,16 por ciento más que en mayo de 2019, cuando fueron enviados 13.154 millones.

La leve suba se convierte en dramático retroceso cuando se le descuenta la inflación en el mismo período.

Si se introduce en el cálculo el costo de vida interanual entre mayo de 2019 y el mismo mes de este año, la caída de la coparticipación alcanza los 36,8 puntos porcentuales. No sólo es el peor registro en cuarentena, sino el más grave desde que comenzó la crisis de ingresos, en el segundo trimestre de 2018.

El problema de la caída de la coparticipación es grave para Córdoba porque los envíos nacionales significan más de seis de cada 10 pesos que imputa cada mes la administración provincial.

Juan Schiaretti, gobernador de Córdoba. (La Voz / Archivo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *