Gobernadores esperan que Nación pague costo político de cierre con auxilios fiscales

Los mandatarios no analizaban restricciones pese al pedido de hoy de la Casa Rosada. Esperan decisión centralizada del Gobierno nacional y con ayudas económicas, como el retorno de IFE o ATP en caso de prohibir actividades.

El volumen de contagios de la segunda ola de Covid, con nuevos récord de casos diarios esta semana, llevó a que el gobierno analizara más restricciones, y que enviara la señal a las provincias, para que los gobernadores tomen decisiones en sus distritos. Sin embargo, los mandatarios evitaban endurecer medidas y sólo en casos excepcionales como Catamarca o La Rioja analizaban esa vía. En un sondeo realizado en todo el país, los gobiernos provinciales creen que el foco de una nueva cuarentena estricta debe estar en CABA y la provincia de Buenos Aires (donde se avanzaba en esa línea), además de buscar que el costo político de un cierre lo asuma la Casa Rosada con una decisión centralizada que llegue acompañada de auxilios fiscales.

Tras una reunión de urgencia ayer a última hora del gabinete nacional, hoy por la mañana la ministra de Salud Carla Vizzotti alertó sobre el peligroso rumbo que tomó la pandemia, y lanzó la pelota al terreno de los gobernadores. La funcionaria repasó los indicadores, mostró la preocupación del gobierno y aclaró que todos los mandatarios tienen la posibilidad de aumentar las medidas de cuidado incluso en los distritos que todavía no son considerados de alto riesgo epidemiológico: «Los gobernadores pueden fortalecer las medidas si bien un aumento de casos o si ven que circula una cepa peligrosa». Desde Nación se aclaró que tienen el DNU de la semana pasada como herramienta y el apoyó político del presidente.

Sin embargo, en las provincias no corrieron a atender el llamado. Un relevamiento realizado por Ámbito en distritos de todo el arco político reflejaba que no pensaban endurecer medidas respecto a las ya anunciadas, en un abanico que incluye a provincias que días atrás acataron el decreto de Alberto Fernández casi al pie de la letra, y otras que siguen en tonos más flexibles, como Jujuy, Córdoba, Río Negro, Salta o Neuquén, entre otras.

Los diez gobernadores que integran el bloque del Norte Grande tuvieron un encuentro vía zoom, en donde hubo respaldo al presidente Alberto Fernández en caso de aplicar “mecanismos de restricciones que impliquen una política de shock por la situación de colapso sanitario en muchas de las jurisdicciones”, como indicó el chaqueño Jorge Capitanich, vocero de esa liga. “Estas restricciones deben estar acompañadas con medidas de carácter fiscal, monetaria, económica y social para que se garantice un modelo de atención de las consecuencias de los efectos de estas decisiones”, señaló el mandatario en diálogo con Chaco TV. El respaldo, que no se profundizaba ayer en medidas adicionales, también pone de sobreaviso un aspecto no menor: las consecuencias económicas del cierre de actividades, en momentos en que no siguen vigentes programas nacionales como el IFE para familias en emergencia o el ATP que contribuía con un 50% de los salarios a las empresas afectadas por la pandemia. Tampoco hubo precisiones sobre el margen fiscal para volver a implementarlos. Sobre ese eje, el Norte Grande preparaba un comunicado en esa línea que terminaba de depurarse al cierre de esta edición.

Capitanich también pidió “coordinar acciones pero preservar la potestades provinciales para la toma de decisiones”. Sobre este punto, los distritos consultados insisten en que las decisiones (y el costo político) lo asuma la Nación. El más explícito fue el mendocino Rodolfo Suarez. “Tiene que haber una conducción nacional, porque no puede cada jurisdicción hacer lo que le parezca”, dijo el mandatario radical. Y agregó: “Cuando en Mendoza tomamos medidas, las tomamos para todos los departamentos. El Gobierno nacional debería hacer lo mismo y convocar a una reunión con los gobernadores. Que la decisión ahora sea de las provincias es un error en este momento; la decisión tiene que ser en todo el país”. El tono crítico del mendocino salió en altavoz por tratarse de un distrito opositor, aunque en otras provincias cercanas al gobierno consultadas por este medio tampoco pensaban en nuevas restricciones y aguardaban un pedido formal de la Casa Rosada. Suarez también se refirió al agotamiento del stock de vacunas y reiteró que está negociando la compra directa, buscando alianzas incluso con Chile, en el marco de gestiones cruzadas por varios gobernadores (ver aparte).

“El problema hoy está en CABA, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe”, dijeron desde las cercanías de un gobernador, donde resaltaban que la situación epidemiológica aún estaba lejos de ser crítica. Y también se recostaban en la responsabilidad individual, respecto a los cuidados y respeto de protocolos.

El fueguino Gustavo Melella lo mencionó en declaraciones a los medios: “Nosotros no tenemos planteado más restricciones, pero insistimos en las medidas que tenemos que cumplir”. “Por otro lado se viene avanzando en el proceso de vacunación. Tierra del Fuego es una de las provincias más adelantadas en este sentido”, precisó el mandatario.

Entre los distritos que sí dieron señales de endurecer medidas aparecen Catamarca, La Rioja o Santa Fe. El gobierno catamarqueño de Raúl Jalil señaló que analizaban ir a la “Etapa Roja”, como llaman en el distrito a la Fase 1. El riojano Ricardo Quintela admitió un inminente colapso del sistema sanitario y la posibilidad de sumar restricciones. En Santa Fe, en tanto, la ministra de Salud, Sonia Martorano, manifestó que el gobierno de Omar Perotti estaría de acuerdo con un cierre de actividades, focalizado e intensivo pero “con principio y fin”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *