Estuvo prófugo casi 2 años, iba a salir de la cárcel en 10 días, pero seguirá en Bouwer por su peligrosidad

Los 10 días que lo separaban de conseguir la libertad se esfumaron por su conducta. La jueza federal Carolina Prado, del Tribunal Oral Federal N°1, rechazó un pedido de Manuel Eduardo Vázquez (39) para dejar la cárcel de Bouwer el 25 de septiembre, cuando se preveía que saliera bajo el régimen de libertad asistida.

En un juicio abreviado celebrado en 2013 fue condenado a tres años de prisión por adulteración de documento público, pero, por una pena anterior, el monto final se unificó en nueve años y cinco meses, que cumple actualmente.  

Adulteración y robo 

El 27 de abril de 2012, en momentos en que la Policía allanó una casa en barrio Villa El Libertador, en el marco de una investigación por un robo en una escuela secundaria, fue sorprendida por Vázquez, uno de los sospechosos, que agredió a uno de los efectivos cuando le pidieron el documento. 

Tras tirar al uniformado al suelo, Vázquez se dio a la fuga. Luego de una persecución, fue divisado a unos 200 metros y trasladado a la comisaría 18. 

Al ser requisado exhibió como propio un DNI a nombre de Álvaro Federico Moyano, de 36 años, domiciliado en barrio Villa Corina. Cuando se tramitaba la libertad, el secretario de la fiscalía del Distrito 1, Turno 1, solicitó la constatación del domicilio.

Sin embargo, la situación cambió cuando en la dirección aportada (la que figuraba en el DNI) los atendió el padre de Moyano. Dijo que era imposible que su hijo fuera el detenido porque hacía cerca de una hora que lo había llevado a su casa, en barrio General Paz. 

Álvaro Moyano dijo que, dos años antes, en 2010, había extraviado el DNI y que había realizado la denuncia policial. La maniobra de Vázquez fue reemplazar la foto de Moyano por la suya, manteniendo, sin embargo, el nombre original del damnificado. Por eso, al ser detenido simuló ser «Álvaro Federico Moyano».

De este modo, Vázquez (padre de tres hijos) fue acusado del delito de adulteración de documento público destinado a acreditar la identidad de las personas, y condenado a tres años de prisión.

No obstante, registraba una condena previa, de ocho años de prisión, dictada en 2009 por la Cámara Primera del Crimen de Neuquén, por robo calificado agravado.

Vázquez y otro cordobés, Dante Alexis Gómez, fueron hallados cuplables de un violento robo a una familia neuquina, en 2008. Las víctimas fueron sorprendidas por al menos cuatro delincuentes que, tras saltar un paredón, lograron reducir a uno de los damnificados que se encontraba en el patio. 

La primera víctima fue amordazada, golpeada en la cabeza y atada de pies y manos con un cable de plancha. Uno de los familiares logró escapar y pedir auxilio, pero fue alcanzado por los asaltantes y golpeado, según reconstruyó en su momento el diario
La Mañana de Neuquén
.

Los ladrones se llevaron pesos argentinos, dólares y otras monedas extranjeras, teléfonos celulares, joyas y ropa.

Tras la condena se le revocó la libertad condicional de la que gozaba y, a partir de la condena por la adulteración del DNI, se le unificó la pena en nueve años y cinco meses.

Fuga

Mientras purgaba la condena en la prisión de la localidad de Monte Cristo, en 2016, Vázquez recibió el beneficio de salidas transitorias familiares y educativas. Sin embargo, el 26 de noviembre de 2018 salió, pero nunca volvió.

La Justicia libró el pedido de captura, sin que pudieran encontrarlo durante meses. Tras un año y poco más de siete meses fue recapturado el 5 de julio de este año, y trasladado a Bouwer. 

El defensor público Jorge Perano solicitó a la jueza Prado la libertad anticipada y, además, la libertad asistida desde el 25 de septiembre. 

El Ministerio Público Fiscal, no obstante, denegó ambos pedidos por problemas de autocontrol, la fuga, las sanciones disciplinarias y la inexistencia de casos de coronavirus en el penal.

La jueza citó el informe del Servicio Penitenciario, según el cual registra correcciones disciplinarias y un comportamiento negativo -una actitud transgresora, confrontación con el personal de guardia, dificultades para acatar las pautas de convivencia-.

La magistrada señaló que “el conjunto de tales elementos reseñados evidencian peligrosidad en el caso de autos”.

Tras la fuga se realizó un nuevo cómputo de la pena, con lo que el cumplimiento total será el 24 de junio de 2021.

Cárcel de Bouwer. (Archivo/Ramiro Pereyra)
Cárcel de Bouwer. (Archivo/Ramiro Pereyra)
Cárcel de Bouwer. (Archivo/José Hernández)
Cárcel de Bouwer. (Archivo/Nicolás Bravo)
Cárcel de Bouwer. (Archivo/Ramiro Pereyra)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *