Entre Ríos: Dalma Neumayer, camionera centennial

Con 22 años, la paranaense Dalma Neumayer maneja su camión con acoplado, recorre caminos, disfruta de una vida itinerante y sigue sus estudios.

A lo largo de sus 20 años, Diario UNO se interesó por las historias de entrerrianas que fueron abriendo un camino de igualdad en trabajos donde los hombres son mayoría. Así en 2013 contó que Marta Elizabeth Alva, oriunda de Diamante, fue la primera mujer chofer de colectivos de Entre Ríos; rescató las vivencias de la guardaparque paranaense Ana del Castillo; los inicios de la jockey concordiense Agustina Valdez, en la escuela de aprendices de San Isidro, y muchas más. Hoy la experiencia a conocer es la de la paranaense Dalma Neumayer, que forma parte del 0,7 por ciento de mujeres que en la Argentina poseen licencia profesional para conducir un transporte de carga. Con sus 22 años pertenece a la llamada generación centennial, de nativos digitales, aunque ella eligió ser camionera, recorrer caminos y disfrutar de una vida itinerante.

—¿Qué camión manejás?

—Hoy en día estoy manejando dos camiones , uno es un Mercedes Benz 1620 con térmico y el otro es un Iveco Cavallino 320 con chasis y acoplado con cisterna.

—¿Qué transportás? ¿Qué cuidados tenés que tener?

—En el Mercedes llevo frutas y verduras y en el Iveco transporto todo lo que es leche, suero, agua y aceite. Los cuidados que hay que tener son muchos, siempre hay que ir a una velocidad prudente y más cuando llevás líquidos , porque es una carga peligrosa por cómo se mueve el camión.

—¿Cómo empezaste? ¿Terminaste la escuela y quisiste manejar? ¿Sos de familia camionera?

—Desde chiquita ya mi sueño era ser camionera , siempre me preguntaban qué iba a ser cuando sea grande, y yo respondía camionera. Terminé la escuela a los 18 años y empecé a estudiar Licenciatura en Nutrición, porque recién a los 21 años podía sacar el carné para camión. Hoy ya estoy cerca de recibirme en licenciada y también estoy cumpliendo mi sueño, que es manejar el camión. Hago las dos cosas a la vez. ¡Obvio que me gusta más el camión! Soy la única camionera en la familia, por eso no me fue tan fácil llevar a cabo mi sueño, pero acá estoy, cumpliéndolo porque yo sabía que era lo que quería .

—¿Quién te enseñó? ¿Cómo fue sacar el carné? ¿Es fácil realizar los trámites?

—Me enseñó el hermano de una amiga que es camionero y ella también sabe manejar camiones y también me dio indicaciones. Entre los dos me guiaron. Cuando fui a sacar el carné a los 21 años todos me preguntaban si yo era la que iba a manejar el camión con acoplado, se sorprendían por la categoría que solicitaba. Ni hablar cuando tuve que ir a hacer el psicofísico, que son cinco días seguidos ocho horas la primera vez. Era la única mujer. También se sorprendían y me felicitaban. Hice todos los trámites para sacar el carné y me lo dieron. Fue una alegría enorme haber conseguido lo que yo siempre quise.

—¿Qué es lo más difícil de manejar un camión?

—Y depende de qué cargas llevás también. Pero por ahí te tocan lugares con calles muy angostas y hay que tener en cuenta las dimensiones , que el acoplado doble bien y demás.

—¿Cuál es tu itinerario?

—Mi recorrido habitual es todo Entre Ríos y Santa Fe, por el momento porque estoy estudiando. Pero mi idea es empezar a hacer larga distancia. Ahora estamos armando un viaje a Mendoza. Viajo siempre entre semana y de vez en cuando me toca los fines de semana también.

—¿Cómo es el trato de los camioneros cuando te cruzan en la ruta o donde llevás tu carga?

—El trato es genial. Primero se sorprenden y luego me saludan siempre súper bien y me felicitan por ser camionera. Si necesito algo siempre me ayudan y enseñan. Esto es un aprendizaje continuo.

—¿Qué pasa si se te rompe el camión?

—Primero aviso a mi jefe y luego veo si puedo darme maña, y si no paro a algún camionero en la ruta y que me ayude a solucionarlo. Porque en la ruta siempre hay alguno con mucha experiencia que te ayuda.

—¿Te gusta la ruta? ¿Alguna en particular?

—La ruta me encanta. Es una terapia ir en el camión; él y yo solos en la ruta. Me gustan los caminos donde se aprecian las montañas.

—¿Qué le dirías a las chicas que tienen ganas de manejar un camión, un colectivo y por ahí no se animan?

—Les diría que si es su sueño o es lo que quieren , que le den para adelante. Que por nada ni nadie lo dejen de hacer. Todo es posible y más cuando hay ganas. ¡Vamos que se puede! ¡No aflojen y luchen por sus sueños! No se van a arrepentir, es hermoso lograr con sacrificio propio lo que uno siempre quiso, por más que cueste.

 

Dalma Neumayer vive en la zona del club Patronato y su nombre no está vinculado con la hija de Diego Maradona, sino que fue elegido por gusto de sus papás.

Hace poco cumplió 22 años y su mamá le hizo una torta con forma de camión Scania. “En mi familia somos siete, mi papá, mi mamá, mi hermano menor, mis dos perros, mi lorito y yo”, describió.

—¿Cómo es un día tuyo?

—Mis días siempre son movidos, si no estoy viajando en el camión estoy estudiando o estoy con mis amigos.

—¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre?

—En mi tiempo libre me gusta hacer hockey con mis amigas, desde los 6 años practico ese deporte.

 

Género y transporte

El medio gráfico nacional del transporte El Borne -tanto en su soporte radial como impreso- destacó días atrás la historia de Dalma Neumayer, que junto a la camionera Lorena Hilderman establecieron un vínculo a partir de la enseñanza de la conducción del camión.

Además, la publicación que tiene un recorrido de 18 años, organizó también el 20 de noviembre el primer foro transversal de género y transporte Mujeres haciendo historia: Simplemente Camioneras, que contó entre los disertantes con el apoyo del ministro de Transporte de la Nación, Mario Meoni.

En la jornada virtual, Meoni aseguró: “Tenemos en nuestro país una deuda muy importante con las mujeres en la inclusión laboral de calidad en materia de transporte”.

Fuente: unoentrerios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *