Encuesta por Vicentin: ¿Se puede repetir un conflicto como el del campo en 2008?

Para casi el 41% de los consultados, la expropiación de la aceitera Vicentin puede terminar en una crisis similar a la producida con el conflicto del campo en 2008, aunque el relevamiento marca una cifra similar de personas que no cuentan con una opinión formada.

Según un sondeo con 1.200 casos efectuado por la consultora Management & Fit, una amplia mayoría (el 58%) considera que el Gobierno está dispuesto a expropiar empresas privadas que se encuentren en una situación similar a la firma santafesina por ahora intervenida.

El relevamiento detectó que el 51% conoce el anuncio oficial de intervenir y expropiar la empresa, aunque un 37,3% dijo no tener conocimiento de la situación. 

Sobre el total de las personas sondeadas, todas mayores de 16 años, el 46,6% respondió que “desaprueba” la decisión oficial. Un 21,4% en cambio dijo que “aprueba” ese anuncio del presidente Alberto Fernández.

¿Quién fue?

Pero, ante la pregunta: ¿quién cree que tomó la decisión de expropiación de la empresa?, el 47,2% no se la atribuye a Fernández sino a Cristina Fernández de Kirchner, con lo cual existe una fuerte percepción de que la vicepresidenta toma decisiones de fondo en el Gobierno. 

Otro 22,6% atribuyó el acto a Alberto, en tanto que un 21,1 lo ubicó en “ambos en conjunto”.

Cuando se pregunta por los cacerolazos y la posibilidad de que estas protestas puedan augurar alguna semejanza con las ocurridas durante el conflicto agropecuario en 2008 por la resolución 125, un 40,9% dijo “sí, es posible”. Otro 19,6%, respondió que no y nuevamente un alto porcentaje, el 39,5% no dio una respuesta definida.

Finalmente, cuando se pregunta si la expropiación puede influir en la negociación por la deuda, el 34,5% entendió que perjudicará el proceso. Otro 21,2% lo consideró un hecho indiferente y el 12% consideró que, por el contrario, ayudará. Aquí el no sabe/no contesta, se ubica en el 32,3%.

 

Cacerolazos. Algunos ven una crisis similar a la del campo en 2008.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *