En medio año, cinco meses de caída en la producción de gas

Con bajas en diciembre y entre febrero y mayo, la producción de gas natural en Argentina sumó en medio año cinco meses de caídas, cuatro de ellos en forma consecutiva.

El dato lo aporta un informe presentado hoy lunes por la consultora Invenómica, la producción de gas venía creciendo a un promedio de seis por ciento interanual hasta octubre pasado, con fuertes picos a mediados de 2019.

Esto fue resultado de la madurez de las inversiones que aumentaron la producción del gas no convencional, y que terminaron compensando el sostenido declive de la extracción convencional.

Con esto, el año pasado la producción llegó a 49.347 millones de metros cúbicos, cinco por ciento más que en 2018.

Pero los cambios en los precios relativos, el carácter menos transable internacionalmente del petróleo por lo menos hasta que haya infraestructura exportadora, una demanda doméstica que no crece con fuerza y la inestabilidad política, ajustaron hacia abajo las inversiones en nuevos pozos gasíferos no convencionales. 

Además, 2020 será el quinto año consecutivo de caída en el consumo per cápita de energía, ya que cada argentino consume en promedio 17 por ciento menos de energía que en 2015.

Esto se debe a la caída en el nivel de actividad económica. Hay que tener en cuenta que 49,4 por ciento del consumo energético argentino está soportado por el gas natural, una de las participaciones más altas del mundo, según el informe elaborado por el director de Invenómica, Pablo Besmedrisnik.

“Para que la economía retome un sendero de crecimiento necesitará producir más energía, y específicamente gas, si pretende eludir déficits comerciales externos que son inafrontables para la realidad y perspectiva macroeconómica devaluada de la Argentina”, resalta.

En este marco, advierte la necesidad de retomar los planes de producción, pero para eso el economista previene la importancia de recuperar “estímulos” para la producción de gas convencional y no convencional.

Para Besmedrisnik, las políticas para recuperar el crecimiento en la producción de gas natural no pasa sólo por fortalecer el liderazgo de YPF, sino además de un esquema de apoyo en el sector privado que demarque objetivos de inversión y nuevas metas de competitividad. 

Vaca Muerta. El crecimiento hasta el año pasado estuvo ligado al avance del gas no convencional en Vaca Muerta. (La Voz / Archivo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *