En La Pampa, los alumnos ya no tendrán que tener el mejor promedio para llevar la bandera

Lo definió el Ministerio de Educación de esa provincia. La idea es mantener una educación más inclusiva donde “todos los estudiantes tienen derecho de estar en la bandera”.

El Ministerio de Educación de La Pampa decidió eliminar la figura del abanderado a partir de este año. El motivo tiene que ver con quitar el “privilegio” y la posibilidad de portar la bandera solamente “un grupo reducido de alumnos”. Esta medida fue pensada durante el 2020 a raíz del contexto de pandemia donde se dificultó la elección de los abanderados y escoltas y empezó a implementarse ahora.

Quien salió a hablar del tema fue la subsecretaria de Educación pampeana, Marcela Feuerschvenger, que explicó que “todos los estudiantes tienen derecho de estar en la bandera” y agregó: “Nos identifica a todos. El objetivo es que todos los alumnos estén con la bandera, no solo un grupo”.

En la cartera pampeana eliminaron el criterio de abanderado para que “todos puedan pasar por la bandera”. La subsecretaria expresó que “la institución puede decidir que a la bandera nacional o de La Pampa, en un acto la lleven unos alumnos y en el siguiente otros distintos”.

“No estamos diciendo de no portar el símbolo, pero no con criterios de mejor promedio porque somos conscientes de los contextos de desigualdad de aprendizaje. En un paradigma inclusivo cada uno tiene un valor para dar y todos tienen el derecho de portar la bandera”, señaló.

Además, opinó que designar abanderados son “rituales que están muy instalados en las escuelas, que son históricos”. Por ello, manifestó que respetarán “los tiempos porque está arraigado socialmente”, pero sostuvo que: “En un proceso de evaluación formativa, no podemos decir que el mejor promedio o mejores calificaciones son para portar la bandera, más allá que se tenían en cuenta otros criterios”.

Cambio de prioridades

En ese sentido, remarcó que las condiciones de aprendizaje durante la pandemia fueron diferentes y por ello se cambiaron las prioridades. Por ejemplo, no se tuvo en cuenta a los abanderados “para el ingreso del nivel secundario” e incluso detalló que “anteriormente, el tener un hermano mayor en algún colegio, le permitía a los hermanos menores continuar en el mismo; o los estudiantes abanderados podían elegir en qué institución llevar adelante sus estudios”.

“A partir del contexto de pandemia y teniendo en claro que las condiciones de aprendizaje son diferentes, en el año 2020, no tuvimos a los abanderados en la escuela primaria como prioridad para el ingreso al nivel secundario, es decir que no se les entregó la constancia. En el 2020 sacamos ese requisito y en el 2021, más allá de que volvimos a la presencialidad, mantuvimos esta decisión”, precisó Feuerschvenger.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.