El Papa agradeció a militares por el discreto e importante servicio que prestan

El Santo Padre recibió este sábado 11 de junio, a los soldados de la Brigada Granaderos de Cerdeña.

El papa Francisco recibió hoy, sábado 11 de junio, en el Aula Pablo VI, a los soldados y familias de la Brigada «Granaderos de Cerdeña», que participan en la operación «Caminos Seguros».

“Ustedes vigilan áreas y objetivos sensibles: sitios institucionales y diplomáticos, aeropuertos, estaciones de tren y metro, lugares de arte, culto e interés religioso”, dijo el pontífice. “De esta forma, se garantiza una presencia diaria en el territorio de la capital, lo que promueve una sensación de tranquilidad en la población».

«Por mi parte, quisiera expresarle un sincero agradecimiento por el discreto e importante servicio que presta a la Santa Sede, en conjunción y en común con los Cuerpos de Policía, para la salvaguardia del orden público”.

“El trabajo de ustedes, en torno a la Ciudad del Vaticano, ayuda a asegurar un desarrollo pacífico de los acontecimientos que, durante todo el año atraen a peregrinos y turistas de todo el mundo. Es una actividad que requiere disponibilidad, paciencia, espíritu de sacrificio y sentido del deber”.

“Me doy cuenta -destacó Francisco- de que este tipo de trabajo a veces puede ser un poco agotador -pienso en el verano, pienso en el frío del invierno-, sin embargo, es muy útil para la comunidad, que te está agradecida y apreciada”.

“Los animo a ser promotores de la solidaridad, tanto en el ámbito laboral como en la vida personal y social, ayudando a las personas a ser buenos ciudadanos. El profesionalismo y sentido de responsabilidad que atestiguan sobre el territorio expresan y fortalecen el sentido de pertenencia al cuerpo social, y también al sentido del Estado y del bien común”.

El Papa les reiteró que “en cada salida y regreso al Vaticano, con motivo de viajes apostólicos, visitas a alguna parroquia o comunidad, te veo y doy gracias a Dios por tu entrega y por tu presencia, guardia de seguridad”.

Y concluyó: “Los acompaño en su camino con mi cariño y mi cercanía. Los encomiendo a la protección maternal de la Virgen: pueden acudir siempre a Ella con confianza, especialmente en los momentos de cansancio y de dificultad, seguros de que, como Madre ternura, sabrá presentar a su Hijo Jesús las necesidades y las expectativas de todos. Es madre, y como todas las madres sabe cuidar, cubrir, ayudar, estar cerca”.

Los Granaderos de Cerdeña derivan del antiguo regimiento de las Guardias Reales del Reino de Cerdeña, creado en 1659 por el duque Carlo Emanuele II de Saboya. El apodo de «granaderos» nació en 1685, cuando se decidió entrenar a un grupo de soldados en el lanzamiento de granadas de mano.+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.