Denuncian en el Inadi a una profesora de la UNC por discriminación: cuál fue su respuesta

La agrupación Devenir Diverse junto a decenas de adhesiones presentaron este jueves una denuncia ante el Inadi contra la profesora Alicia García de Solavagione, titular de la cátedra “A” de Derecho Privado VI de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). 

La denuncia es por «discriminación» al afirmar en un libro de su autoría y que brinda como material de lectura obligatoria en su cátedra que las relaciones homosexuales no son legales, entre otras afirmaciones.

La denuncia se realizó en conjunto con la especialista en Derecho de Familia a nievl nacional, Marisa Herrera y la diputada por Córdoba Gabriela Estevez con el apoyo de Dora Barrancos, asesora presidencial, 12 profesores y autoridades de la UNC, seis centros de estudiantes, agrupaciones estudiantiles, 11 agrupaciones del movimiento LGTBIQ+ más una fundación y partido político.

«Negar, silenciar como criticar las parejas del mismo sexo y la familia homoparental constituyen actos de discriminación; como así también incurrir en errores jurídicos groseros al afirmar que el cambio de identidad de género compromete un proceso judicial cuando es sabido que la ley 26.743 prevé un proceso de carácter administrativo. Más aún, se esgrimen opiniones a favor de la “patologización” de este colectivo, al entenderse que se debería contar con informes e intervención de profesionales para hacer lugar o no los pedidos de cambio de género», indicaron en la denuncia presentada ante el Inadi.

En la denuncia (ver denuncia completa) citan fragmentos de su libro:

El capítulo II dedicado al “Derecho matrimonial” es elaborado por José Luis Báez, en el que se consignan varias ideas que sostiene, defiende y difunde la denunciada. Precisamente, el derecho matrimonial vigente ha sido modificado de manera sustancial a raíz de la sanción de la ley 26.618 que reconoce el derecho al matrimonio a las parejas del mismo sexo. Qué se asevera en este capítulo que implican actos discriminatorios:

“Etimológicamente, el término «matrimonio» deriva de matris madre y monium carga o gravamen. Con ello, naturalmente se quiere expresar que las cargas más pesadas recaen sobre la madre. A pesar de ello, es llamativo que los redactores del Código Civil vigente (ley 26.994), hayan optado por mantener la denominación clásica de matrimonio, aun cuando es conocido por todos que se puede celebrar nupcias entre personas de igual o distinto sexo. De ello, se genera una evidente contradicción entre la institución matrimonial en sí misma y su contenido. No profundizamos en la cuestión semántica, pues entendemos que excede el marco de este capítulo” (p. 194).

“Si bien el Código Civil no hace ninguna referencia expresa a los fines del matrimonio, ello no implica que no existan o que los fines del matrimonio canónico no sean compartidos por muchos de los matrimonios que viven actualmente. Siguiendo a Belluscio, «el código de derecho canónico enuncia en forma expresa los fines objetivos del matrimonio (es decir, los de la institución en sí -fines opertis-, y no los particulares de cada pareja que se une -fines operantis-)». El texto del Canon 1055 § 1 del Código de Derecho Canónico, «la alianza matrimonial esta, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole (…) Sin embargo, es innegable que subyacen en el derecho de familia, relaciones -familiares- de profundo sentido ético y moral, que conforman la base de la familia y trascienden lo jurídico. En este sentido, la doctrina (Belluscio, Borda, Cafferata) es uniforme en sostener que los fines normales del matrimonio son la satisfacción del amor, la mutua compañía y asistencia, la procreación y la educación de los hijos.” (p. 201).

El descargo de la profesora

Alicia García de Solavagione, al ser consultada por La Voz acerca de la denuncia dijo: «Soy la personas menos estereotipada que hay. Se han equivocado de persona porque desconocen mi trayectoria en Tribunales. La presentación no tienen ningún sustento jurídico y el libro no es material obligatorio».

«En el año 1999 fui la primera funcionaria que autorizó los cambios de sexo. Yo era fiscal civil (ahora etsoy jubilada) y le propuse al juez que lo aprobara», recordó.

Luego agregó: «A raíz de ese dictamen que sentó jurisprudencia y por el que recibí premios de distintos países, la cancillería de la Nación Argentina en el año 2000 me felicito. El caso fue incorporado dentro de las conclusiones que envia las Naciones Unidas a la Agrenitna con respecto al avance de los derechos humanos en el país. Lo pusieron como un avance el hecho de que en Córdoba se haya autorizado el primer caso de cambio de sexo del país».

García de Solavagione además mencionó que tiene estudios referidos al tema: «Mi tesis doctoral que fue aprobada con distinguido sobresaliente en la UNC se denominó ‘Transexualismo: análisis jurídico y resoluciones registrales’. Dede el año 1999 que vengo bregando por los derechos de género».

También mencionó que fue distinguida en Cuba por la  Union Nacional de Jusristas de Cuba por sus aportes al derecho de género.

«Creo que estos argumentos hablan por sí mismos, son objetivos. El libro no está obligatoriamente como material de estudio y ha sido terviversado todo lo que dice la denuncia», sentenció. 

Luego habló sobre los denunciantes y quienes apoyaron la presentación: «Si quieren imponer el pensamiento único….nosotros somos juristas, ni más ni menos que eso. Han apuntado mal, a la persona equivocada», dijo en referencia a ella y a los miembros de su cátedra. «Carecen de argumentos jurídicos sólidos y pretenden atacar con slogans y proclamas a mí, que me forme más de 40 años de mi vida en el derecho positivo. Yo no tengo militancia ni ideología, no me paga nadie. No soy de derecha ni de izquierda, soy una jurista», agregó.

Con respecto al capítulo donde se infiere que las relaciones homosexuales no son legales, dijo que si bien no es de su autoría, se hace cargo porque era de su cátedra y que se tergiversó porque en realidad estaban hablando de que la terminología «matrimonio» refiere a la madre y que debería cambiarse por otra palabra.

Luego fue crítica con la ley de Identidad de Género sancionada en 2012 por permitir el cambio de sexo en menores de edad con sólo el aval de los padres y la calificó de «inconstitucional. 

«En mi cátedra se va a seguir representando a la Escuela Cordobesa de Derecho Civil», concluyó.

FACULTAD DE DERECHO. (La Voz / Archivo).
FACULTAD DE DERECHO. (Archivo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *