Declara ante el jurado popular «El Perejil» al que le imputaron el crimen de Dalmasso

Gastón Zárate realizaba tareas como pintor en la casa de la víctima y en febrero de 2007, casi tres meses después, fue detenido e imputado de los delitos de «violación y homicidio». En marzo de 2011 fue sobreseído.

El pintor Gastón Zárate, apodado «El Perejil» por haber sido inicialmente imputado sin pruebas suficientes en el crimen de Nora Dalmasso, cometido el 16 de noviembre de 2006 en la ciudad cordebesa de Río Cuarto, declarará este martes en el juicio por jurados que se le sigue al viudo Marcelo Macarrón.

De acuerdo a la información judicial, Zárate será uno de los tres testigos en declarar en la 15ta. audiencia del debate que comenzó hace cinco semanas.

Para la época del femicidio, «El Perejil» realizaba tareas como pintor en la casa de la víctima y en febrero de 2007, casi tres meses después, fue detenido e imputado de los delitos de «violación y homicidio».

La medida fue a requerimiento del terceto de fiscales que entonces tenía a cargo la investigación, integrado por Javier Di Santo, Fernando Moine y Marcelo Hidalgo, aunque cuatro años después, en marzo de 2011, Zárate fue sobreseído.

La detención de Zárate a partir de la imcriminación en su contra que realizó un hombre con cierta incapacidad mental generó una fuerte reacción social que se trasladó a las calles para pedir por su libertad, reclamo que concluyó con su liberación tras unas 12 horas de encierro.

Para esta jornada también fueron citados a declarar otros dos testigos: Juan Agustín Silvestre y Carlos Wilberg.

El juicio por jurados tiene como único imputado al médico traumatólogo y viudo de la víctima, Macarrón, quien afronta cargos por «homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por precio o promesa remuneratoria en concurso ideal», un delito que contempla la pena de prisión perpetua.

Según el requerimiento fiscal de elevación a juicio, presumiblemente unos meses antes del 25 de noviembre de 2006, Macarrón instigó el crimen de su mujer motivado por conflictos matrimoniales y acordó con otras personas -aún no identificadas- su ejecución.

Para los acusadores, el viudo tuvo la intención de «obtener una ventaja, probablemente política y/o económica del estrépito de la eventual muerte».

El femicidio fue cometido entre las 20 del 24 de noviembre de 2006 y las 3.15 del 25, cuando el viudo se encontraba en un torneo de golf en Punta del Este.

En ese momento, al menos una persona ingresó en la casa de la familia, situada en el barrio Villa Golf, de Río Cuarto, donde atacó a Nora y «la abordó una vez que ésta se encontraba dormida en la habitación de su hija, ubicada en la planta alta de la vivienda».

De acuerdo a la causa, el atacante la mató utilizando «el cinto de toalla de la bata de baño que se encontraba en la habitación» y luego «ordenó la escena con la finalidad de simular un hecho de índole sexual, tras lo cual se retiró del lugar, sin dejar rastro alguno de su persona». Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.