Córdoba enfrenta tres semanas claves para flexibilizar la cuarentena

Las próximas tres semanas serán claves para que la provincia, y en especial el Gran Córdoba, puedan avanzar en la flexibilización del aislamiento social, preventivo y obligatorio (Aspo) decidido para frenar los contagios del nuevo coronavirus.

Así lo indicaron las autoridades de Ministerio de Salud de Córdoba y lo ratificó el gobernador Juan Schiaretti en una conferencia realizada este lunes para dar cuenta de la situación epidemiológica de la provincia.

«Vamos a seguir flexibilizando la cuarentena, pero es necesaria la responsabilidad social. En los próximos días y sobre la base de lo que nos digan nuestros equipos, si seguimos con estos índices, vamos a flexibilizar más actividades en la ciudad de Córdoba y en el interior de la provincia», dijo.

  • Schiaretti: Vamos a seguir flexibilizando la cuarentena

Indicadores bajo la lupa

Gabriela Barbás, secretaria de Prevención de la Salud de Córdoba, explicó que se necesitan tres semanas de varios indicadores estables para pasar a la siguiente fase del Aspo. El principal es el R0 (número reproductivo básico), que expresa el promedio de personas que se contagian a partir de una persona infectada.

“La Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que recién con un R0 de 1 y más bajo se puede hablar de que la epidemia está controlada”, precisó.

Y dio los ejemplos de España y de Italia, que flexibilizaron la cuarentena cuando este número estuvo por debajo de uno, pero estable por al menos dos semanas. “En España esperaron un mes de R0 por debajo de uno. Italia dispuso flexibilizar la cuarentena cuando el R0 estuvo entre 0,5 y 0,7 por más de tres semanas”, detalló.

Luego precisó que, durante las últimas dos semanas, «el R0 en Córdoba fue de 0,9. Y el promedio de mayo fue de 1,05. Hay una tendencia de amesetamiento en este indicador”, indicó.

Diego Cardozo, ministro de Salud de Córdoba, aseguró que el R0 no está en un valor lo suficientemente bajo como para realizar una mayor flexibilización. E indicó que si ahora se decidiera una apertura superior, se podría “retroceder de fase y empezar de cero”. Y mencionó ejemplos de lo sucedido en Chaco y en Necochea.

“De flexibilizar más la cuarentena, no sólo tendríamos que volver de fase, sino que también es probable que tendríamos hospitales colapsados y un aumento de la mortalidad desmedida”, agregó Cardozo.

Otros indicadores

Pero no es el único indicador de sigue de cerca la Provincia. Barbás puntualizó que también hay que evaluar la capacidad del sistema sanitario e hizo hincapié en que se debe valorar el impacto que pueden tener otras enfermedades respiratorias durante el invierno.

Otra variable por monitorear es el ingreso de “nuevas amenazas”, como la llegada de personas de lugares con circulación. “En los últimos 15 días ingresaron 998 personas repatriadas (700 de áreas de circulación del virus). Todas fueron diagnosticadas y aisladas”, dijo.

Además, Barbás recordó que la población cordobesa sigue siendo susceptible a contagiarse del Covid-19 y que la región de América latina y Argentina, en particular, se encuentran en plena curva ascendente.

“En las próximas tres semanas podremos definir una flexibilización mayor de la cuarentena según estos indicadores. Debemos tener un disminución del 50 por ciento de los casos y un R0 en un rango de 0,5 a 0,7 por tres semanas”, explicó.

También hizo hincapié en seguir intensificando la vigilancia epidemiológica y en seguir reforzando el trabajo en conjunto con la atención primaria y los referentes comunitarios y monitorear a la población crítica, como pacientes de geriátricos y equipos de salud.

Varios expertos presentes en la conferencia elogiaron el trabajo realizado en Córdoba en este sentido. “En estas epidemias, no tomar las decisiones correctas a tiempo representa el riesgo de más infecciones”, indicó Omar Sued, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología.

Y agregó: “Córdoba ha logrado mantener las infecciones controladas al conocer los casos y evitar la circulación local. Cuando se pierde la cadena de transmisión y no se sabe cómo se infecta la gente, se pierde mucha capacidad de respuesta”.

Brote bisagra

Por su parte, Roberto Chuit, exministro de Salud de Córdoba y director del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas, aseguró que un momento bisagra fue la rápida intervención en el brote en la zona del Mercado Norte.

“El foco de Saldán se distribuyó a Sierras Chicas y a la Capital a través del hospital Italiano. Y ese foco institucional afectó a pacientes y a profesionales de la salud. Fue un aprendizaje que sirvió para saber cómo intervenir en la zona del Mercado Norte. Se reaccionó rápidamente con una investigación epidemiológica detallada y con el bloqueo sectores para ampliar el restreo de contactos”, destacó.

En ese sentido, Cardozo aseguró que el operativo en esa zona del Centro evitó 3.904 contagios en seis días. El funcionario aseguró que, de no haberse cerrado el sector, que derivó en un operativo en 16 barrios de la ciudad de Córdoba, habría ocurrido una propagación exponencial del virus.

“Del 16 al 24 de mayo, realizamos 11.186 tests de PCR, logramos aislar y seguir estos casos y sus contactos para interrumpir la cadena de contagios. Detectamos 61 casos positivos y logramos determinar sus contactos y bloquear dos sectores de la ciudad para interrumpir la cadena de contagios”, detalló.

El funcionario agregó que, de no haber tomado estas decisiones, al día siguiente la cantidad de contagios hubiese sido 122 y hubiera llegado a 3.904 para el domingo 24 de mayo. “Eso fue gracias al trabajo de los cordobeses”, enfatizó.

 

_RAP0895_1591051108.JPG
Gabriela Barbás, secretaria de Prevención de la Salud de Córdoba. (Ramiro Pereyra/La Voz)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *