Alberto Fernández aterrizó en Roma para participar de una cumbre del G20 clave para la negociación de la deuda con el FMI

El presidente aterrizó a las 11.49 en Europa, ya sin posibilidades de ser recibido por el papa Francisco y con la mira puesta en mejorar las condiciones de negociación con el Fondo.

El presidente Alberto Fernández aterrizó este sábado en Roma para participar de su primera cumbre presencial del G20 con un objetivo prioritario: acercar posiciones en torno a la negociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta será la segunda participación del mandatario en una reunión de los líderes de las principales 20 economías del planeta, aunque la anterior, la del 2020 en Riad, Arabia Saudita, fue virtual. En esa ocasión brindó un discurso desde la Residencia de Chapadmalal.

“En la agenda del presidente uno de los puntos principales es la negociación de la deuda con el FMI”, dijeron a TN fuentes de Gobierno.

El encuentro de Alberto Fernández con Kristalina Georgieva

En ese marco se encuadra una reunión agendada con la directora gerente de ese organismo, Kristalina Georgieva. El objetivo es claro: intentar reformular el pago de US$ 44.000 millones que Argentina le adeuda al FMI y bajar la tensión tras los fuertes cuestionamientos del ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre el carácter “político” que el Gobierno argentino le atribuye al préstamo otorgado durante la gestión de Mauricio Macri.

“El préstamo del FMI fue un préstamo político. No lo va a reconocer, pero fue el director Ejecutivo en el FMI (Mauricio Claver Carone) que se sentaba en la silla de Estados Unidos al momento del préstamo quien dijo públicamente que había sido un préstamo de apoyo al Gobierno anterior”, dijo Guzmán en un acto en el Centro Cultural Kirchner el 24 de octubre pasado.

Ahora, se buscará aquietar las aguas y más aún después de que el presidente afirmó, en el homenaje a 11 años de la muerte de Néstor Kirchner, que “si todavía no cerramos un acuerdo con el FMI es porque no nos vamos a arrodillar”.

El eje del encuentro en Roma entre Fernández y Georgieva pasará por la brecha del dólar, las sobretasas del crédito, los plazos de pago y el período de gracia que pide Argentina, de tres a cinco años. Será el segundo encuentro cara a cara entre ambos en los últimos seis meses. En mayo pasado se habían reunido también en la capital italiana durante la gira europea realizada por el mandatario. Fernández estará acompañado por Guzmán y el canciller, Santiago Cafiero.

Con quién se reunirá Alberto Fernández en la cumbre del G-20 en Roma

Pero además de Georgieva el presidente argentino tiene pautados otros encuentros de carácter bilateral en Roma antes de seguir viaje a Glasgow para participar en la cumbre climática (Cop26) que se celebrará del 1° al 11 de noviembre.

Se reunirá con el presidente francés Emmanuel Macron; el jefe de Gobierno español Pedro Sánchez y la actual presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. También prevé encuentros con la canciller saliente de Alemania, Angela Merkel; el director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

La entrevista con Macron está fuertemente emparentada con la de Georgieva. El mandatario buscará un nuevo respaldo del Palacio del Eliseo en las negociaciones con el Fondo, como hizo en mayo pasado durante su visita a París. En la Cancillería argentina destacan la buena sintonía entre Fernández y el mandatario galo.

El Gobierno argentino quiere reimpulsar la diplomacia nacional en la cumbre del G-20 de Roma

“Esta va a ser la primera cumbre presencial” del G-20 en el marco de la pandemia y los encuentros “cara a cara” serán una gran oportunidad para reimpulsar los vínculos bilaterales. Por ello, “otro de los objetivos va a ser revitalizar el rol de la diplomacia argentina en el mundo y del mundo con nosotros”, dijeron las fuentes consultadas por TN.
La política exterior argentina ha sido fuertemente cuestionada por sus posiciones en torno a la situación en Nicaragua y Venezuela. En ese marco, el designado embajador estadounidense en Buenos Aires, Marc Stanley, advirtió el martes pasado en el Senado norteameriano que “la Argentina aún no se ha unido a Estados Unidos y otros países para presionar por reformas significativas en países como Venezuela, Cuba y Nicaragua”.

La relación con Washington atraviesa hoy un período de recelo y cautela. No habrá una reunión formal con Joe Biden en Roma, más allá de encuentros informales o casuales en el marco de la cumbre. Las reservas del gobierno norteamericano en torno a la estrategia negociadora argentina ante el FMI son explícitas. Por ello en la Casa Blanca se muestran muy cuidadosos frente a cualquier gesto que pueda ser interpretado como un respaldo ante las tratativas con el Fondo.

Pero este viaje a pesar de todo, representa para el gobierno argentino una oportunidad para limpar asperezas. Desde la Cancillería además se entusiasman con la posibilidad de que Alberto Fernández pueda convertirse “en la figura más importante de América Latina” en la cumbre de Roma.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, estará ausente de la cumbre. Y su par brasileño, Jair Bolsonaro, anunció recién este jueves que concurrirá al encuentro, aunque su llegada a la capital italiana estará precedida por un escándalo político tras la fuerte denuncia de una comisión investigadora del Senado brasileño que lo acusó de “crímenes contra la humanidad” por su manejo de la pandemia.

Y precisamente la cumbre tendrá como lema “Economía Global y Salud Global”.

“Alberto -dijeron las fuentes de Gobierno consultadas por TN- va a ser la principal figura latinoamericana en Roma. Y ese no es un dato menor”. TN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.